Quienes vencen al enemigo de adentro no tienen nada que temer del enemigo de afuera